¡Atención! Este sitio usa cookies y tecnologías similares.

Si no cambia la configuración de su navegador, usted acepta su uso. Saber más

Acepto

Deduzca a su hijo en IRPF aunque no conviva con él

el . Publicado en IRPF

Recientemente el Tribunal Constitucional ha declarado inconstitucional la mención a la convivencia con el descendiente, como requisito necesario para la aplicación de la reducción prevista por este concepto en el IRPF. El artículo concretamente afectado por dicha sentencia es de la Ley 40/1998, la antecesora de la actual ley 35/2006 de IRPF. El fundamento de la declaración de insconstitucionalidad es claro. Teniendo en cuenta que la Ley de IRPF estableció el mínimo por descendientes como forma de resarcirse de los gastos económicos derivados de su mantenimiento y manutención, no tiene sentido que dicha reducción solo se permita al progenitor que conviva con él. Y ello porque el hecho de no convivir con el descendiente no significa que no se le esté manteniendo económicamente, y que por tanto surja el derecho a resarcirse de dicho gasto mediante el mecanismo de la deducción en el IRPF.

Las retribuciones al Administrador son deducibles, aunque no consten en los estatutos

el . Publicado en Sociedades

Recientemente el TSJ de Galicia ha dictado una interesante sentencia en relación a la deducibilidad en el Impuesto sobre Sociedades de las retribuciones del Administrador de una sociedad.

 

Como es sabido, en la Ley 43/1995 y su sucesor el R.D. Legislativo 4/2004, de 5 de marzo, se regulan de forma más flexible que en la Ley 61/1978 la deducibilidad de los gastos por las retribuciones de los administradores, en la medida en que se admite la deducción fiscal de gastos que, sin bien no son oblgiatorios jurídicamente para la entidad, sin embargo, están correlacionados con los ingresos y no tienen la consideración de liberalidad.

Contra las notificaciones electrónicas

el . Publicado en Procedimientos

Desde que se aprobara en 2010 el R.D. 1363/2010, de 29 de octubre, regulador de los supuestos de notificaciones electrónicas, las reacciones encontradas no han dejado de sucederse.

Muchos son los motivos por los que dicha norma es cuestionada: la posible extralimitación del reglamento respecto a la ley que le da cobertura, el que se dude de que la totalidad de los sujetos obligados a recibir las notificaciones electrónicas tengan facilidad y disponibilidad de medios tecnológicos para acceder a las mismas, el que pasados 10 días desde su realización, se entiendan ya notificadas, independientemente de que su destinatario haya tenido conocimiento de las mismas.