¡Atención! Este sitio usa cookies y tecnologías similares.

Si no cambia la configuración de su navegador, usted acepta su uso. Saber más

Acepto

No toda dilación del procedimiento es imputable al contribuyente. No se deje avasallar por la Inspección de Hacienda

el . Publicado en Procedimientos

Cuando la Inspección cita a un contribuyente, comienza una batalla legal, un "tira y afloja", en el que el contribuyente nunca debe olvidar que el inspector es la parte contraria. Y que, como parte contraria que es, va a utilizar todas las tretas y artimañas que tenga a su alcance para elevar la cuantía del acta que pretende incoarle. ¿No se lo cree?, veamos algunos ejemplos.

Inviolabilidad del domicilio social: ¿Puede irrumpir la Inspección en la empresa con el consentimiento de un simple empleado?

el . Publicado en Procedimientos

inviolabilidad-domicilio-Atico-JuridicoEn muchas ocasiones la Inspección de Hacienda irrumpe en el domicilio social de una empresa cuando nadie la espera, sabiendo que de este modo podrá recabar gran cantidad de documentos que de otra forma, el contribuyente no le facilitaría. Pero, ¿puede la Inspección entrar en la empresa sin consentimiento del contribuyente? Y en caso de que dicho consentimiento haga falta, ¿quién debe prestarlo?

Los errores al practicar las retenciones se pagan: Hacienda sanciona aunque ya no tenga nada que reclamar

el . Publicado en IRPF

Equivocarse al practicar la retención, ingresando en la declaración trimestral menos importe del procedente parece que, a priori, puede tener fácil solución para el contribuyente. En el momento en que el perceptor de la renta realice su declaración, incluyendo la retención realmente practicada (aunque sea diferente a la que procedía) la posible deuda tributaria quedará regularizada, aunque quizá le toque pagar en ese momento un poco más, o renunciar a parte de su devolución. Pero, ¿puede el retenedor quedarse tranquilo?, ¿ha quedado realmente en paz con Hacienda?