¡Atención! Este sitio usa cookies y tecnologías similares.

Si no cambia la configuración de su navegador, usted acepta su uso. Saber más

Acepto

El Proyecto de Ley de lucha contra el fraude y la exclusión del régimen de módulos

el . Publicado en IRPF

El pasado viernes día 22 de junio se aprobó el Proyecto de Ley de Lucha contra el Fraude. Si acudimos a la reseña de las medidas aprobadas, facilitada por el Gobierno a través de su página web, vemos que una de esas medidas es la exclusión del régimen de módulos en IRPF e IVA, de los empresarios que facturen menos del 50 por 100 de sus operaciones a particulares. Ello siempre que dichos empresarios facturen más de 50.000 euros. Entre las actividades señaladas, se encuentran la albañilería, la fontanería, la carpintería y el transporte de mercancías por carretera.

Evidentemente, la norma trata de evitar el posible foco de fraude fiscal que se produce cuando dichos empresarios en régimen de módulos trabajan mayoritariamente para empresas, y no para particulares.

Hacienda se muestra particularmente preocupada por la creencia de que en estos casos, el empresario en módulos puede no tener ningún problema en hinchar una factura, o incluso hacerla fictica, ya que sabe que su tributación no variará por reflejar estos ingresos (salvo que superase límites muy elevados). Por su parte la empresa receptora de los servicios siempre podrá deducir estos gastos rebajando así su fiscalidad.

El problema de la Agencia Tributaria es atribuir al contribuyente siempre un ánimo cuasi delictivo, cuando este intenta rebajar su tributación.

Por ello la exclusión de determinadas actividades en régimen de módulos debe hacerse con cautela, no haciendo pagar a justos por pecadores, y teniendo en cuenta la delicada situación de las pequeñas empresas.

Del mismo modo, es importante que las empresas que vayan a verse afectadas por la exclusión del régimen de módulos se asesoren debidamente, previendo cuál va a ser su nueva situación fiscal, y planificando con la debida antelación los ajustes que tendrán que llevar a cabo para seguir siendo competitivas.

Y cada vez queda menos, ya que las modificaciones a las que nos referimos ya están en un Proyecto de Ley, que además está siendo tramitado por el procedimiento de urgencia.

Es momento en definitiva de actuar, de prepararse, para que cuando la tan temida exclusión del régimen de módulos se haga realidad, el contribuyente sepa a qué atenerse, y cómo hacer frente correctamente a su nueva, y con total seguridad más gravosa, fiscalidad