¡Atención! Este sitio usa cookies y tecnologías similares.

Si no cambia la configuración de su navegador, usted acepta su uso. Saber más

Acepto

El emprendimiento está de moda en España: Beneficios fiscales recientemente aprobados

el . Publicado en IRPF

182x1000182x1000

El emprendimiento está de moda en España: Beneficios fiscales recientemente aprobados

(Publicado en el nº 3 de la Revista "Conciencia Fiscal" de Venezuela, página 8)

Muchas son las medidas aprobadas en los últimos tiempos en España para fomentar el emprendimiento y la creación de nuevas empresas. Recientemente, se ha aprobado la Ley 11/2013, de 26 de julio, de estímulo del crecimiento y de la creación de empleo, cuyas medidas e incentivos fiscales resumiremos en las siguientes líneas.

En primer lugar, la norma trata de fomentar la creación de nuevas entidades, reduciendo el tipo impositivo del Impuesto de Sociedades durante el primer año al 15% (por la parte de base imponible comprendida entre 0 y 300.000 euros) y al 20% por la parte restante de base imponible.

Dicha medida será aplicable a las entidades constituidas a partir del 1-1-2013 que realicen actividades económicas. No obstante, no se entenderá que hay inicio de actividad cuando la misma se hubiera venido ejerciendo con carácter previo por cualquier entidad vinculada (conforme al artículo 16 de la Ley del Impuesto de Sociedades) a la sociedad recién constituida, y hubiera sido transmitida a esta por cualquier título jurídico. Tampoco si la actividad fue ejercida durante el año anterior por una persona física que ostente una participación en la nueva sociedad constituida superior al 50%.

En segundo lugar, la norma prevé también incentivos en el Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas, suprimiendo el límite actualmente aplicable a la exención de las prestaciones por desempleo en su modalidad de pago único. Además, y en consonancia con las medidas aprobadas respecto al Impuesto de Sociedades, establece una nueva reducción del 20% del rendimiento neto positivo en el régimen de estimación directa (tanto normal como simplificada) de IRPF, aplicable a los contribuyentes que inicien actividad (a partir del 1-1-2013) y durante el primer período impositivo. Dicha reducción se aplicará sobre un rendimiento neto máximo de 100.000 euros, no siendo de aplicación al importe del rendimiento que supere dicho límite.

No obstante, será necesario para beneficiarse de esta reducción, no haber ejercido actividad económica alguna en el año anterior a la fecha de inicio de la nueva actividad.

En definitiva, el emprendimiento está de moda en España, y el Gobierno quiere facilitar la creación de entidades. No obstante, se echa en falta una mayor duración en el tiempo de los beneficios fiscales aprobados, ya que consideramos que un solo año es quizá poco tiempo, para que una actividad económica iniciada se consolide.

Deduzca a su hijo en IRPF aunque no conviva con él

el . Publicado en IRPF

Recientemente el Tribunal Constitucional ha declarado inconstitucional la mención a la convivencia con el descendiente, como requisito necesario para la aplicación de la reducción prevista por este concepto en el IRPF. El artículo concretamente afectado por dicha sentencia es de la Ley 40/1998, la antecesora de la actual ley 35/2006 de IRPF. El fundamento de la declaración de insconstitucionalidad es claro. Teniendo en cuenta que la Ley de IRPF estableció el mínimo por descendientes como forma de resarcirse de los gastos económicos derivados de su mantenimiento y manutención, no tiene sentido que dicha reducción solo se permita al progenitor que conviva con él. Y ello porque el hecho de no convivir con el descendiente no significa que no se le esté manteniendo económicamente, y que por tanto surja el derecho a resarcirse de dicho gasto mediante el mecanismo de la deducción en el IRPF.

El Proyecto de Ley de lucha contra el fraude y la exclusión del régimen de módulos

el . Publicado en IRPF

El pasado viernes día 22 de junio se aprobó el Proyecto de Ley de Lucha contra el Fraude. Si acudimos a la reseña de las medidas aprobadas, facilitada por el Gobierno a través de su página web, vemos que una de esas medidas es la exclusión del régimen de módulos en IRPF e IVA, de los empresarios que facturen menos del 50 por 100 de sus operaciones a particulares. Ello siempre que dichos empresarios facturen más de 50.000 euros. Entre las actividades señaladas, se encuentran la albañilería, la fontanería, la carpintería y el transporte de mercancías por carretera.