¡Atención! Este sitio usa cookies y tecnologías similares.

Si no cambia la configuración de su navegador, usted acepta su uso. Saber más

Acepto

Deduzca a su hijo en IRPF aunque no conviva con él

el . Publicado en IRPF

Recientemente el Tribunal Constitucional ha declarado inconstitucional la mención a la convivencia con el descendiente, como requisito necesario para la aplicación de la reducción prevista por este concepto en el IRPF. El artículo concretamente afectado por dicha sentencia es de la Ley 40/1998, la antecesora de la actual ley 35/2006 de IRPF. El fundamento de la declaración de insconstitucionalidad es claro. Teniendo en cuenta que la Ley de IRPF estableció el mínimo por descendientes como forma de resarcirse de los gastos económicos derivados de su mantenimiento y manutención, no tiene sentido que dicha reducción solo se permita al progenitor que conviva con él. Y ello porque el hecho de no convivir con el descendiente no significa que no se le esté manteniendo económicamente, y que por tanto surja el derecho a resarcirse de dicho gasto mediante el mecanismo de la deducción en el IRPF.

El Proyecto de Ley de lucha contra el fraude y la exclusión del régimen de módulos

el . Publicado en IRPF

El pasado viernes día 22 de junio se aprobó el Proyecto de Ley de Lucha contra el Fraude. Si acudimos a la reseña de las medidas aprobadas, facilitada por el Gobierno a través de su página web, vemos que una de esas medidas es la exclusión del régimen de módulos en IRPF e IVA, de los empresarios que facturen menos del 50 por 100 de sus operaciones a particulares. Ello siempre que dichos empresarios facturen más de 50.000 euros. Entre las actividades señaladas, se encuentran la albañilería, la fontanería, la carpintería y el transporte de mercancías por carretera.

Cómo abaratar su próxima declaración de IRPF

el . Publicado en IRPF

182x1000182x1000

Cómo abaratar su próxima declaración de IRPF

Se acerca el final de año, lo que fiscalmente significa que es el momento de sacar cuentas de los ingresos obtenidos en el ejercicio, y ver de qué forma podemos reducir la próxima factura fiscal de la próxima declaración de IRPF, a pagar en los meses de mayo y junio de 2012.

 

Y el tema no es baladí. Según estimaciones realizadas por los Técnicos del Ministerio de Hacienda (Gestha), un contribuyente que haya percibido unos ingresos declarados de entorno a 30.000 euros anuales, puede ahorrar hasta 2.768 euros en su próxima declaración antes de que termine el año, si se acoge a algunas de las deducciones más comunes que están previstas en la ley de IRPF.

 

¿Y qué se puede hacer?

 

Lo primero es acudir a un profesional para que, a la vista de la relación de ingresos y gastos obtenidos durante el ejercicio, precise cuál va a ser el importe de su próxima declaración de IRPF, y le proponga las medidas necesarias para rebajar la misma.

 

Entre las diversas posibilidades con las que cuenta el contribuyente comenzaremos refiriéndonos a la deducción por adquisición en vivienda, que no obstante a ser una operación habitual para rebajar la declaración de IRPF, ha perdido gran parte de su impacto. Y ello, al venir limitada tan solo a contribuyentes con rentas inferiores a 24.107 euros, y permitirse la deducción máxima del 15% (sobre una inversión de 9.040 euros anuales) a contribuyentes con una base imponible a inferior a 17.707,20 euros.

 

No obstante, si usted es titular de una hipoteca suscrita antes del 1-1-2011 puede realizar amortizaciones anticipadas de la misma para alcanzar la inversión máxima permitida en el ejercicio (9.015 euros) y poder deducir el 15% de dicha cantidad.

 

Si usted ya tiene vivienda en propiedad, puede optar por realizar en la misma obras de mejora. Esta deducción además, es posible aplicarla también en cualquier otra vivienda, siempre que no esté destinada a actividades económicas. Así, darán derecho a deducción las obras para instalar paneles solares, cambiar ventanas para mejorar el aislamiento, instalación de mecanismos para el ahorro de agua, u optimización de instalaciones térmicas, etc…

 

Igualmente, si durante 2011 ha vendido su vivienda sería muy conveniente reinvertir total o parcialmente la ganancia obtenida. Del mismo modo, si piensa vender la vivienda y está a punto de cumplir 65 años es mejor que espere, para poder beneficiarse de la exención prevista en la ley de IRPF para las plusvalías obtenidas por mayores de 65 años.

 

Igualmente, si tiene ganancias en acciones que cotizan en bolsa por las que debe tributar, puede vender otras acciones que estén en pérdidas, par que unas y otras se compensen. No obstante tenga en cuenta que no podrá adquirir esos mismos valores o similares en los dos meses siguientes a la venta.

 

Otro clásico de estas fechas es la inversión en planes de pensiones, que pueden suponer para el contribuyente un ahorro de entre el 24% y el 46% de las cantidades invertidas.

 

Además de todo lo anterior puede realizar donativos a ONGs, fundaciones y asociaciones declaradas de utilidad pública, por las que podrá desgravar entre el 10% o el 30% de sus aportaciones.

 

Estas y otras opciones han de realizarse necesariamente antes del próximo 31 de diciembre, para que tengan efectividad en su próxima declaración.