¡Atención! Este sitio usa cookies y tecnologías similares.

Si no cambia la configuración de su navegador, usted acepta su uso. Saber más

Acepto

La solicitud de rectificación de una autoliquidación, con devolución de ingresos indebidos… ¿otorga a Hacienda cuatro años más para comprobar?

el . Publicado en Procedimientos

devolución de ingresos indebidos Ático Jurídico

Todo contribuyente que se dé cuenta que ha cometido algún tipo de error en su declaración, y que como consecuencia del mismo ha pagado más de lo debido, tiene la posibilidad de solicitar la rectificación de la autoliquidación, y la consiguiente devolución de ingresos indebidos. Cabe no obstante preguntarse si dicha solicitud de rectificación interrumpe la prescripción, y por tanto Hacienda tiene, desde la presentación de la misma, cuatro años más para practicar liquidación al contribuyente.

El TEAC aclara cómo actuar en caso de notificaciones tributarias con resultado de “dirección incorrecta”

el . Publicado en Procedimientos

Notificaciones Electrónicas Obligatorias Ático Jurídico

Publicado en la revista Iuris&Lex, de ElEconomista.es (número 143 del 08-07-2016)

Las notificaciones tributarias realizadas por vía edictal son y deben ser siempre la excepción a la regla general. Una solución a la que sólo hay que acudir cuando no sea posible realizar la notificación al contribuyente. Una reciente resolución del TEAC, se ha planteado si tras dos intentos con resultado “dirección incorrecta”, es posible acudir directamente a la vía edictal.

Errores más comunes que no debe cometer, si recibe una liquidación o sanción tributaria sin motivación

el . Publicado en Procedimientos

falta de motivación liquidación y sanción Ático Jurídico

Uno de los errores más comunes de cualquier administración tributaria (sea local, autonómica o estatal), es la de no motivar correctamente sus liquidaciones o sanciones. Cuando estamos ante liquidación o sanción tributaria sin motivación, el contribuyente no sabe con certeza a qué se refiere Hacienda, ni por qué se le exige el pago de una deuda tributaria. Inevitablemente, surge la tentación de quejarse, de indicarle a Hacienda que no se comprenden los motivos de la regularización o de la imposición de la sanción. Pero, ¿es esta una estrategia correcta?