¡Atención! Este sitio usa cookies y tecnologías similares.

Si no cambia la configuración de su navegador, usted acepta su uso. Saber más

Acepto

Administradores sociales, próximo objetivo de Hacienda

el . Publicado en Sociedades

182x1000182x1000

Administradores sociales, próximo objetivo de Hacienda

Desde principios de año, la Agencia Tributaria ha comenzado una persecución silenciosa a aquellos socios de entidades mercantiles, que a la vez ejercen algún cargo de administrador en la sociedad.

De momento, la batalla se libra en el papel, mediante la redacción de notas informativas y la emisión de consultas vinculantes. Pero la experiencia nos demuestra, que pronto se pasará a la acción. Del dicho, al hecho, como coloquialmente se dice.

Frente a ello, ¿qué puede hacer el contribuyente?, ¿cómo prepararse?

Hay que empezar por asegurarse que las retribuciones que percibe el administrador por el ejercicio de sus funciones sean deducibles en el Impuesto de Sociedades, para lo que es conveniente que el cargo de administrador conste como retribuido en los estatutos de la sociedad. En un post de nuestro blog afirmamos que el TSJ de Galicia había considerado deducibles dichas retribuciones aun sin constar el cargo como retribuido en los estatutos. Sin embargo, el anterior criterio parece hoy por hoy una excepción, aplicable en supuestos contados, a la regla general de negar la deducción. Igualmente corren peligro los administradores cuyo cargo consta como gratuito, percibiendo sin embargo una remuneración por la realización de funciones de gerencia. En estos casos, Hacienda considera igualmente no deducibles dichas retribuciones.

Además, si el socio ostenta una participación en la sociedad superior al 50%, y sus únicas funciones en la sociedad son las de administración y gerencia, es conveniente que las mismas se documenten y acrediten debidamente mediante la redacción de un contrato. Y ello porque si dichas funciones no están muy definidas, y se mezclan con las de asesoría, comerciales, profesionales, etc..., Hacienda puede entender que el socio está realizando una actividad por cuenta propia y exigirle el ingreso del IVA.

En definitiva, debe quedar clara la necesidad de establecer con precisión si las funciones que se ejercen por los socios son de gerencia o administración, o de mera prestación de servicios diferentes a los anteriores. Además, es conveniente que se documenten debidamente las funciones realizadas por el socio, para dejar el mínimo margen posible a las siempre parciales interpretaciones de la Administración.

Por último, no queremos dejar de apuntar la tremenda inseguridad jurídica que ocasionan todas estas modificaciones encubiertas de las leyes, en base a la adopción por la Agencia Tributaria de nuevos criterios interpretativos. Frente a ello nos queda afortunadamente las resoluciones de los órganos judiciales, verdaderos intérpretes autorizados de las leyes, que son los que finalmente resolverán sobre la procedencia o no de los criterios de Hacienda. Por ello, el hecho de tratar de evitar problemas con la Administración, intentando ajustarse en la medida de lo posible a sus interpretaciones, siempre que no sean excesivamente gravosas para el contribuyente, no debe confundirse en ningún caso una actitud servil ante la Agencia Tributaria. Por este motivo, desde este despacho siempre aconsejaremos agotar todos los recursos administrativos y judiciales ante cualquier actuación administrativa que suponga una interpretación de la ley parcial y ventajista por parte de la Hacienda Pública.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 
 

 

 

 

El Tribunal Supremo amplía los gastos deducibles a las sociedades

el . Publicado en Sociedades

182x1000182x1000

El Tribunal Supremo amplía los gastos deducibles a las sociedades

¿Son deducibles los gastos que una sociedad soporta por las atenciones a sus clientes y en concepto de relaciones públicas? En muchos casos, la Inspección puede negar dichos gastos entendiendo que no son necesarios para la obtención de ingresos de la actividad. Pero realmente, ¿qué gastos puede deducir una sociedad en su Impuesto de Sociedades, los que sean necesarios para la obtención de ingresos de la actividad, o también los que sean convenientes?

En efecto, hasta ahora existían criterios más restrictivos sobre la deducción de gastos, permitiendo solo aquellos que eran necesarios para la actividad. Se anudaba de esta forma el concepto de gasto deducible, a la necesariedad del mismo para la obtención de ingresos.

Sin embargo, el Tribunal Supremo acaba de dictar una sentencia en la que sostiene que los gastos que no siendo necesarios, sí son convenientes para la gestión de la empresa, no pueden considerarse una liberalidad, y por tanto son deducibles para la empresa.

Para ello, se remite a una sentencia de 2010, dictada en unificación de doctrina en la que afirmaba que los gastos de relaciones públicas y de promoción, y, en general, todos los gastos en que incurren las empresas, no son liberalidades, en cuanto los mismos son dispendios que hacen falta o conviene realizar con el fin de incentivar las ventas y de obtener mayores rendimientos o beneficios económicos.

Es evidente que dicha interpretación amplía y mucho el concepto de gastos deducibles, lo que sin duda es una buena noticia para las empresas, tan maltrechas por la crisis económica.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 
 

 

 

 

¿Puedo alquilar un despacho a una sociedad de la que soy socio único?

el . Publicado en Sociedades

182x1000182x1000

¿Puedo alquilar un despacho a una sociedad de la que soy socio único?

PREGUNTA: Soy socio único de una SL Unipersonal y la vez propietario de un piso y quiero alquilar mi piso como despacho a la SL. ¿Hay algún problema de incompatibilidad en alquilar mi piso como despacho a mi SL unipersonal por un precio de mercado? ¿He de cumplir algún requisito o hacer algún trámite especial para ello, aparte de de darme de alta como arrendador de negocio en Hacienda?

SOLUCIÓN.- Respecto al tema que nos plantea, indicarle en primer lugar que es perfectamente posible que usted le alquile el inmueble a su sociedad.

No obstante, siendo sociedad y socio "partes vinculadas", el alquiler que se fije debe corresponderse con el precio de mercado (el que pagaría la sociedad por un inmueble de similares características y ubicación si el arrendador fuera un perfecto desconocido). Puede informarse de precios en inmobiliarias de la zona. Del mismo modo, puede consultar la entrada de nuestro blog "Una forma diferente (y económica) de valorar las operaciones vinculadas", donde se ofrece una alternativa económica para valorar los arrendamientos, y otras operaciones, a precio de mercado.

Por otro lado, no existe obligación de tener preparado un dossier con toda la información relativa a la forma en que se ha obtenido el valor de mercado del arrendamiento, en tanto el mismo no supere el importe de 250.000 euros anuales. Ello siempre que el socio (usted) no tribute en su IRPF en módulos. De ser así debiera plantearnos su situación exacta y para estudiar las implicaciones fiscales.

El arrendamiento será gasto deducible para la sociedad (si está realiza alguna actividad económica) y rendimiento del capital inmobiliario en la declaración de IRPF del socio. Solo tributará como actividad económica en la renta del socio si se cuenta con un local para gestionar el arrendamiento y una persona contratada a jornada completa.